Pandora

Cuando Pandora abrió la caja, salieron de ella todos los males que nos azotan: la avaricia, la indolencia, el egoísmo, el sectarismo, la negación de la realidad, la falta de profesionalidad, Bankia, las hombreras…

Pero la cerró a tiempo para que no saliera el peor de todos: la confusión entre ficción y realidad, confinadas una a cada esquina dentro de la caja.

Desde el principio del relato de los tiempos parecía que cada cosa estaba en su sitio: la ficción en las leyendas y la realidad en el mundo. Siempre hubo intentos de mezclarlos, pero la gente tenía claro que cuentistas y cineastas no hablaban en serio: se sabía que parte era real y que parte mentira.

Pasó el tiempo y (tampoco me pidáis muchos detalles, que no hay que contarlo todo) y la caja se convirtió en la típica caja abandonada en el suelo del garaje. Está tan mal colocada que de vez en cuando alguien se tropieza con ella, y a cada golpe, realidad y ficción se van acercando.

Un golpe y zas, alguien crea el falso documental; otro, y zas, un trampantojo; otro, y zas, un título universitario falso; otro, y zas, una prevaricación, informativa; otro, y zas, sube la prima de riesgo; otro, y zas, alguien firmó unas preferentes; otro, y zas, Caja Cantabria sigue existiendo; otro, y zas, ha habido relevo en todas las organizaciones e instituciones. Otro, y zas, Cantabria tendrá dos AVEs. Otro, y zas. Otro, y zas. Otro. Y zas.

Pero ha pasado algo. Han abierto la caja de Pandora. No sabemos cómo. Tal vez una noche a hurtadillas, por alguien que pensaba que era lo único que quedaba por robar. Es la caja de los truenos.

Por eso en las manifestaciones la gente se disfraza de políticos y banqueros.

Por eso hay perfiles falsos en Twitter de personajes reales que dicen lo que los de verdad no se atreven a repetir.

Por eso hay políticos que discuten con los fakes de mentira, porque los fakes del antiguo mundo real nunca se van a dejar convencer.

Por eso El Delirio Montañés, Vagamundo Cantabria y Allí Confidencia resultan más reales que la mayoría de las noticias y suenan a menos caricatura que muchos titulares de los medios del mundo pre-Pandora.

Por eso, porque la caja la han abierto, o roto, me invade cada día una tremenda sensación de irrealidad. No puede ser que haya pasado (rellene aquí) o que de verdad hayan dicho (ponga aquí su ejemplo, querido lector, que este es un post interactivo).

Por eso vivimos en la ficción de que seguimos siendo autónomos y hay quien sigue redactando argumentarios para defender políticas que no están adoptando sus propios líderes. Esquizofrénico.

Por eso vivimos como si la vida fuera normal y salimos a la calle a representar la ficción de que la oficina, el supermercado y el ocio siguen ahí como siempre. Necesitamos esa representación.

Por eso siento una terrible sensación de irrealidad, cuando hago un exceso, me compro esas playeras o me abandono al ocio. Temo sea el último que haga y que en cualquier momento un dedo divino duplique las etiquetas de los supermercados, parta por la mitad los billetes y cambie la bandera de Puerto Chico por una enseña de la Unión Europea, sacada del fondo de la caja. Hasta eso es un engaño, la última mentira de Pandora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Historias de la burbuja y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s