Fraile y Blanco (I)


El grupo de empresas ligado a Juan José Fraile recibió adjudicaciones del Gobierno de Cantabria por valor de, como mínimo, 2,6 millones de euros entre 2008 y 2011. 4 ejercicios, a razón al menos de 668.000 euros cada año (111 millones de las antiguas pesetas). 

La cifra, 2,6 millones de euros, es un mínimo y surge de la suma de adjudicaciones de la empresa pública SODERCAN y de contratos menores con las consejerías del Gobierno de Cantabria en aquella época, sobre todo con las áreas de Gobierno de color socialista.

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | 13 comentarios

Los malos comerciales

Hace poco decía en el programa un empresario ‘indignado’ que uno de los problemas de su sector es que durante años se habían dedicado a ‘despachar’ al cliente en lugar de a vender. Vamos, que, de una forma un poco estúpida para lo que debe ser un empresario, se había tratado mal a su fuente de ingresos.

Durante años, y lo que nos queda, hemos estado llenos de malos comerciales. Y no me refiero a las tiendas que cierran sus persianas justo cuando viene el ferry y la gente sale de trabajar.

¿Cuál es el público natural de un equipo de fútbol? Uno diría que la afición, por aquello del seguimiento y la fidelidad. Así que visto sobre el papel, no parece que insultarles, encararse con ellos y acusarles de delitos sea la mejor táctica de ventas. No puedes maltratar a tu principal cliente.

Uno pensaría que los afectados por los desahucios eran el público natural del Partido Socialista, y por eso sorprendió tanto esa tardanza en decir algo sobre sus reivindicaciones y en intentar hablar con ellos. Hay teléfonos que son difíciles de conseguir cuando estás en el sitio equivocado: el centro comercial, en lugar de el mercado.

En la misma línea, hay quien diría que al partido que gobierna le interesa resolver los problemas y, sobre todo, crear un buen clima de convivencia con quienes no dejan de sostenerte, con sus votos e impuestos. No parece que llamar a la policía cuando se quejan contra ti –tras comprobarse que es el único recurso que queda– ayude a mejorar las relaciones y granjearte simpatías entre los electores.

Los bienintencionados, o malpensados, que ya no se sabe dónde está el límite, dirían que una empresa, y más cuando es privada cien por cien, debería cuidar a sus clientes. Y que, siendo un banco, si el servicio que les ofrecías era almacenar su dinero en confianza y no lo haces, podrían sentirse molestos. No te sorprendas, entonces, si manchan tu imagen o si retiran masivamente tus ahorros ante tu incapacidad y desprecio.

Lo mismo, en grado sumo, les pasa a las administraciones. Andan los empresarios más pequeños molestos por la subida de impuestos. Se sienten como la principal fuente de ingresos de un sector público al que no terminan de ver que se apriete a sí mismo ese reluciente cinturón con iniciales de oro en las hebillas. El contraste entre las inspecciones de Hacienda a unos y la ausencia a otros es, digamos, bastante elocuente.

Y así sucesivamente: maestros criticados por responsables de educación, colectivos ciudadanos ‘despachados’ con argumentario…

El ciudadano asiste atónito a ese espectáculo en el que todo el que se queja es descalificado por protestar al haber sido atacado.

Y se pregunta por qué le tratan a él como enemigo, si es el que paga los sueldos y a quien le van a pedir el voto estos dependientes que tardan en atender y además de no tener ropa de tu talla, te llaman gordo y te acusan de ser de la competencia.

No es un fenómeno nuevo: toda la vida, los malos comerciales han encontrado un motivo para culpar a los demás de sus problemas, y todavía han sido capaces de musitar insultos al cliente mientras colgaban en el escaparate el cartel de ‘Fin de actividad’.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Íbamos a tener dos AVEs

Íbamos a tener dos AVEs. Uno a Madrid, que no necesitábamos; y otro a Bilbao, que no queríamos por un prejuicio antivasco. Pero puestos a pedir, mejor buey.

Cuando vivíamos dentro de la burbuja, el aire era tan denso que te intoxicaba y te impedía pensar.  Íbamos a tener una universidad de enseñanza del español referencia en el mundo porque el español había nacido en Valderredible, dijeran lo que dijeran los de Santo Domingo de Silos.

Íbamos a tener unas fábrica de fibroyeso, pese a que muy pocos supieran que narices era eso, a que estuviera ligada a una construcción que empezaba a cojear y los socios no eran de los mejores del mundo. El PCTCAN iba a ser líder en España y por supuesto la energía eólica lo iba a cambiar todo, pese a que muchos avisaran de que los cálculos no estaban bien hechos.

Esta es buena: íbamos a tener al Racing a la cabeza de la liga y ni siquiera buscamos en Google al comprador. Lo de a la cabeza de España, tantas veces oído, que hace que los jubilados 15M anulen sus suscripciones a los periódicos.

Íbamos a tener un megapuerto y los atraques no interesan. Íbamos a apostar por la industria y le subimos los impuestos. Íbamos a ayudar a los emprendedores y lo hicimos despojándoles de la pesada carga de ese nombre para apropiárnoslo y gastarlo.

Íbamos a tener dos AVEs y vamos a tener un 33% menos de rutas de larga distancia,  mientras dejamos para el final el tema ese menor de la catenaria y dejamos que las sinergias con los vecinos las tengan sólo en el Oriente.

Íbamos a tener un hospital nuevo sobre el hospital viejo, porque rechazamos otro emplazamiento para algunos servicios (¿qué pasa, que los pacientes tienen todas las enfermedades a la vez?). Y tras años de inconvenientes, falta de análisis y sobrecostes, le vamos a regalar buena parte a una constructora. Buen trabajo.

Y ahora que vamos a tener? Vamos a tener un  montón de campos de golf (había una cosa llamada InverCantabria, recuerden), pese a que no hay demanda. Vamos a tener una Smart City, aunque las cañerías se siguen atascando cuando llueve y los sensores nos confirmen lo que ya sabíamos: que en el Santander analógico y real en el que vivimos la mayoría hay un problema de aparcamiento.

Vamos a usar otro truco para salvar Vuelta Ostrera, porque hasta la fecha los atajos para rescatar las viviendas con sentencia de derribo han resultado ser muy efectivos y sobre todo ágiles, sí señor, así que, venga, extendamos el modelo a cosas más grandes.

Vamos a darle más peso a los ayuntamientos en la ley del suelo, que hasta la fecha se ve que han tenido poco margen con el urbanismo y el resultado ha sido óptimo de
cojones.

Íbamos a regenerar la democracia y apostar por la transparencia. Pero nos negamos a entregar nuestras cuentas al juez y se nos pierden años de nuestros dineros por el camino. Aquí las cuentas al día sólo las llevan los cárteles y las señoras de la limpieza que progresan. Pongamos que hablo de Castro.

Íbamos a ser ejemplares, pero sale mejor la estrategia del rey: nos hemos equivocado, no lo volveremos a hacer, seguiremos donde estamos.

Íbamos a fomentar el diálogo, pero nos encaramos con sindicalistas y profesores mientras rechazamos las propuestas que llegan de la calle. Sobre todo, usamos con la calle el mismo lenguaje partidista que tanto bien nos ha hecho dentro de la burbuja. Priorizamos el quién (y el de qué pie cojea) sobre el qué. Y el que no entra a ese juego con esas normas,  pues parece que pierde. 

Íbamos a escapar de la burbuja, pero parece que sólo lo hemos hecho unos cuantos. Unos cuantos miles, la gran mayoría, eso sí. Para otros, la puerta de salida sigue taponada de ladrillos. Nunca tan pocos perjudicaron a tantos. En fin, íbamos a salir de esta y cada vez está más claro que tendremos que hacerlo solos.

Publicado en Actualidad | 1 Comentario

Buenos Días Cantabria se emitirá en Azul FM (97.6) a partir del 4 de marzo

El programa de radio Buenos Días Cantabria se emitirá en Azul FM  (97.6 FM) a partir del próximo lunes 4 de marzo, fruto de un acuerdo de colaboración entre Emmedios, la productora del espacio, y Ediciones del Norte, propietaria de la emisora y editora, entre otros productos, de publicaciones como Cantabria Económica o Crónica de Cantabria.

Buenos Días Cantabria es un programa informativo y despertador que se emite de lunes a viernes a primera hora de la mañana, presentado por Dani González y producido por Emmedios, la empresa informativa de los periodistas Oscar Allende y Guillem Ruisánchez.

Por su parte, Azul FM es la emisora del grupo Ediciones del Norte, que dirige el periodista Alberto Ibáñez, y que apuesta con este acuerdo por reforzar la información, con la emisión de Buenos Días Cantabria y con boletines horarios entre las 10 y las 20 horas, que también estarán editados por Emmedios.

Además de Azul FM, el grupo que preside Ibáñez edita ‘Cantabria Económica’, una publicación mensual de prestigio que tiene una trayectoria de 21 años, así como los gratuitos Crónica de Cantabria yValdecilla, también con una implantación notable en la región.

En el acuerdo, ambas partes han considerado que se abre todo un horizonte de colaboración, que permitirá garantizar la estabilidad futura de Buenos Días Cantabria; la viabilidad del proyectoEmmedios, que de esta manera podrá lanzar nuevos productos a corto plazo; y una mayor difusión del proyecto periodístico de Alberto Ibáñez.

Para abrir esta nueva etapa de Buenos Días CantabriaEmmedios ha valorado que Azul FM encaja con el estilo y el tono que esta productora ha imprimido al programa, desde que asumiera su producción en septiembre de 2012.

Entonces, Emmedios apostó muy fuerte por rescatar y sostener una ventana de actualidad, análisis y debate plural,  con el compromiso de ofrecer una información rigurosa e independiente, siempre desde un tono amable como rasgo diferencial e irrenunciable de Buenos Días Cantabria.

La apuesta se basa en la creciente demanda de información y opinión sobre los temas más cercanos, una oferta que Emmedios y Ediciones del Norte quieren ampliar con este acuerdo.

Además, los impulsores de Buenos Días Cantabra se muestran convencidos de que es necesaria una nueva agenda informativa que dé cabida a las principales inquietudes de nuestra sociedad.

Por último, estos dos proyectos empresariales han apostado desde sus orígenes por dar visibilidad a proyectos de iniciativa: Ediciones del Norte desde una perspectiva empresarial y Emmedios también centrado en emprendedores, cultura y sociedad.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Comunicado de Emmedios: novedades en Buenos Días Cantabria

Emmedios anuncia novedades importantes respecto al programa de radio Buenos Días Cantabria, que produce desde el pasado 10 de septiembre, todas las mañanas de 8 a 10 en Mix FM y desde los estudios Bonavox, en el Zoco de Santander.

A partir del lunes 4 de marzo, Buenos Días Cantabria dejará de emitirse en Mix FM.

Emmedios tiene conversaciones muy avanzadas para que el programa, presentado por Dani González, se emita en otra ubicación que encaje con el estilo y el tono que esta productora ha imprimido a Buenos Días Cantabria.

Esta nueva etapa abre un horizonte de colaboración que permitirá garantizar la estabilidad futura de Buenos Días Cantabria y la viabilidad del proyecto Emmedios, que de esta manera podrá lanzar nuevos productos a corto plazo.

Emmedios es la empresa informativa de los periodistas Oscar Allende y Guillem Ruisánchez, que asumió la iniciativa de mantener en antena Buenos Días Cantabria, en septiembre de 2012, después de que la anterior editora abandonara su producción.

Entonces, Emmedios apostó muy fuerte por rescatar y sostener una ventana de actualidad, análisis y debate plural,  con el compromiso de ofrecer una información rigurosa e independiente, siempre desde un tono amable como rasgo diferencial e irrenunciable de Buenos Días Cantabria.

Esta apuesta se basa en la certeza de que existe una creciente demanda de información y opinión sobre los temas más cercanos, así como la convicción de que se precisa una nueva agenda informativa que dé cabida a las principales inquietudes de nuestra sociedad, basados siempre en la iniciativa y la colaboración.

No tenemos palabras para agradecer a la audiencia su confianza en Buenos Días Cantabria para informarse todas las mañanas, así como el apoyo que nos están brindando todos nuestros anunciantes y colaboradores para tomar la decisión de abrir una nueva etapa.

En los próximos días daremos a conocer el nuevo dial para sintonizar Buenos Días Cantabria, que mantendrá el mismo estilo de siempre, con el mismo equipo y la misma agenda que le caracterizan.

Publicado en Periodismo | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Un mapa para recorrer la nueva narrativa

Hay una nueva forma de contar las cosas. Las mismas cosas. La pérdida y la venganza. La búsqueda y el desamor. La historia de siempre.

De todos modos no es nada nuevo. En literatura es más fácil cortar y romper las normas. En las artes escénicas se ha intentado muchas veces,  como el teatro del absurdo, justo después de la Segunda Guerra Mundial, es decir, en otro momento en el que todo cambiaba.

 

 

Y si hoy, como entonces, son tiempos de cuestionarlo todo, ¿por qué no cuestionar las técnicas narrativas?

Total, si vivimos en los tiempos de las promesas incumplidas, de los bancos que no guardan ahorros y de las monjas que roban niños, ¿ por qué nos vamos a fiar de la introducción, nudo y desenlace?

Es más, si en estos tiempos son muchos los que saben cómo van las trampas financieras o las trampas de la política, resulta que ahora también el público conoce mejor las trampas de los narradores.

Por eso Elías en Mapa se puede permitir jugar con las normas de construcción de un relato y contárnoslo mientras lo hace.

Para eso hacen falta públicos y narradores de segundo nivel. Y eso, en realidad, ya está hecho, en una época en que “todos tenemos nuestro relato” (como dijo el sábado Elías), porque todos  somos personajes y narradores que nos contamos en público en blogs y redes de modas.

No es el único que lo hace: recuerdo la fascinación que sentí cuando leí el primer Nocilla. Efímera, porque después de ver tanta técnica comprendí  que no llevaba a ningún sitio. No había pérdida, venganza, desamor y, ni mucho menos, un camino.

Otra cosa es Bilbao-New York-Bilbao: toda esta técnica se aplicaba a una historia, a una emoción, a contar, de nuevo, la misma historia. Ese es el viaje, el camino, al que nos lleva el Mapa: con un matiz, el reto de saltar de las escuelas de documentales a públicos más amplios.

En eso andan muchos creadores ahora mismo, por cierto, en un modelo basado en la colaboración entre amigos que comparten mundos, como Elías y Dani Sánchez Arévalo.

Porque al final, contar las cosas, va un poco de eso, de pulsar de nuevo la misma tecla, en  una especie de eterna seducción, en definitiva, de darle un nombre nuevo a la Emperatriz Infantil para que Fantasía no desaparezca en un momento de crisis global.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La agenda

Los periodistas somos gente muy rara. Quedamos en las esquinas de tugurios para que nos pasen unos números. Gramo a gramo haces la agenda, y luego traficas con ella en polígonos abandonados, con otros periodistas. ¿Tienes este número? Es mierda de la buena. Nos colocamos y nos crecemos.

Vivimos obsesionados con la agenda, con coleccionar un número más que guardar en nuestra riñonera para mirar a los demás con sonrisa condescendiente. Yo tengo ese teléfono, y tú no. Iré preparando la esquina para el Pullitzer. Y al final sucede que la agenda te domina.

La agenda es cuestión de elecciones. Puede ser de cuero, de servilletas o de la Cámara de Comercio. Lo importante es a quien metes. Que hay mucha gente. Y quien te mete a ti en la suya. Eso es lo más importante. Quien trafica con tu número en un portal porque cree que puedes serle útil. Porque al otro lado del smarthpone hay interesados, pero también hay necesitados.

La agenda es más que números y nombres. También están los “temas”. Bajo esa palabra despachamos, con una frialdad temeraria, lo que para otros es, directamente, su vida.  Va de eso.

Y están los hombres grises, que te quieren robar el tiempo y hacer anotaciones en tu agenda, marcándote teléfonos y temas. Esa es otra forma de robarte minutos, horas, días.

Tener tu agenda. Ese es el reto. Y no hablo de teléfonos. Lo que resulta difícil es tener tú el control de la agenda.

Sentarse a pensar qué está pasando y de qué hay que hablar: de que la industria cántabra ya no es lo que era si alguna vez lo fue, de que cada vez más gente sufre los problemas de la banca y cada vez se organiza más contra ellos, que se intentan tomar medidas pero el sectarismo lo tapa todo y que cada vez más gente tiene claro que hay que apostar por la iniciativa porque cada vez somos más los que estamos hartos de lo de siempre.

| Deja un comentario

Cita en Samarra

Cuenta una vieja leyenda que hace tiempo en lo que hoy llamamos Irak el criado de un señor vio de lejos en un mercado a la muerte, buscándole. Se fue corriendo a su casa y le pidió permiso a su amo para marcharse lejos, a Samarra.

Así lo hizo, y a la noche llegó la muerte a la casa y preguntó por el criado. Está enfermo, le dijo el amo, y la muerte se extrañó. “Qué raro, si justo hoy teníamos una cita en Samarra”.

Porque al final, las cosas que tienen que pasar, te persiguen. En el Cabildo de Arriba, por mucho escombro que se quiera echar por encima, nadie va a ser incapaz de que los vecinos no pronuncien la palabra especulación.

Como el sector bancario y las antiguas cajas, que tarde o temprano tendrán que asumir responsabilidades, por muchos cables que se les vayan echando desde las instituciones.

O al expresidente del Racing, al que su gestión, y sobre todo sus gastos, le persiguen años después, cuando él mismo ya los creía olvidados, justo cuando han empezado las consecuencias.

Como tantas cosas que todos sabemos que tenemos que hacer algún día, tarde o temprano, y que vamos posponiendo ingenuamente, conscientes en el fondo, de nuestro error.

Porque al final, aquello de lo que huyes siempre vuelve y tarde o temprano te lo encontrarás de frente. Porque al final, nunca puedes evitar tu cita en Samarra.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Máster en Campanas

Al lado de Europa Press está la Catedral y a veces suenan las campanas como si estuvieran aquí dentro (ahí dentro, tengo que empezar a acostumbrarme a decirlo).

Es una de las cosas que más me impresionó al llegar: los momentos en que se llegaba al extremo de tener que interrumpir una llamada informativa porque estaban tocando a muerto. (Ejemplo real).

Después de cinco años dejaré de oírlas. A finales de mes termino el Máster que es el periodismo de agencia. Cuando quise cambiar desde mi anterior trabajo (Telecabarga, otra gran escuela), el principal motivo fue que quería aprender más.

Y no lo sé todo, ni quiero, ni sinceramente creo que sea posible en una profesión tan compleja como ésta, pero he aprendido de cojones, señores. Y no sólo de palabras.

Debería poder ponerlo así en el currículum: Máster en el Incendio de Tetuán, Máster en Tribunales (con sus derivadas Del Olmo, Muguruza, Tomasín y Aguator), Máster de los congresos del PSOE (buf), Máster Crisis en la patronal (superbuf), Máster PlenoCan, Máster en Plan de Sostenibillidad…

Aunque también intenté realizar otros, como el seguimiento que traté de hacer, con mejor o peor suerte, a los proyectos de los emprendedores, hasta que todo se complicó (vaya que si se complicó), o a las iniciativas de los creadores, unos y otros desde una perspectiva de colaboración.

O el muy interesante, en el que más he querido esforzarme en los últimos tiempos, Máster en la Calle, donde están pasando tantas cosas, donde se está moviendo tanta gente y tanto colectivo.

El caso es que se acabó. Se acabó el ha llegado esta sentencia, entonces te subes al pleno, hay que llamar a, qué tienes para hoy, tengo un par de temas, no sé si será verdad pero me han dicho que, hago un par de llamadas a ver si me entero, he conseguido un informe, ¿a qué no sabes quién ha llamado?…

Me tomo un tiempo para dar forma a ideas que quienes me conocen saben que siempre han estado por ahí y que ahora, humildemente, creo que estoy listo para desarrollar.

Y no se me ocurre mejor momento para hacerlo que este tiempo de cambio, jodido para la prensa, pero de cambio.

Os tengo que dejar. Suenan las campanas. Paso de ponerme solemne y decir eso de que “doblan por ti”. Pero es que estoy contento y además, nunca he sido muy de Hemingway. Por eso no digo ‘Adiós a las armas’.

Publicado en Uncategorized | 23 comentarios

Ojalá hubiera una crisis

Ojalá hubiera una crisis. Pero sólo una. O varias, pero que se fueran arreglando de forma ordenada, de una en una, para ponernos luego con la siguiente. En eso sí nos vendría bien la racionalidad alemana. No como ahora que estamos intentando tapar el principal boquete sin darnos cuentas de que teníamos muchas vías de agua abiertas desde hace años.

Pero no, ha venido el fin del mundo de los mayas, la mega crisis económica del horror y nos ha pillado con un montón de crisis a las espaldas.

Así que estamos luchando con la crisis inmobiliaria-financiera-de deuda-y liquidez-y ya puestos de la idea de Europa- cuando aún no hemos solucionado un montón de ‘crisicillas’ que teníamos, menudencias sin importancia.

Por ejemplo, la crisis de un comercio local que no había conseguido adaptarse a las necesidades de sus clientes en cuestiones como los horarios. Ahora ya da igual porque muchos compradores tienen todas las horas del mundo, pero no las van a emplear precisamente en comprar. Y tampoco tienen comercios en donde hacerlo.

O la crisis de la Administración, la que cierra por las tardes, la que tarda meses en tramitar un papel (que sé yo, una licencia de apertura), así que imaginaros un gran proyecto, de esos que quedan desfasados cuando salen del Castillo de Kafka. No estoy pensando en ningún Plan General ni en ninguna fábrica de fibroyeso.

Por supuesto la crisis de la política, la que ha conseguido que el sectarismo y la evasión de la realidad estén a punto de convertirse en rasgos de identidad de los partidos. La de los años de ytumás que han creado una densa capa de ruido que impide que llegue otra cosa que no sea eso. La de cerrarse a ideas del exterior. La de qué fuerte esa corrupción del de enfrente y vamos a respetar la presunción de inocencia cuando hablan del mío.

Y sí, la crisis de los medios. No la publicitaria, que también, ni la de ventas ni la de lo queraís, sino la de no controlar la agenda de temas, la de la falta de fortaleza para resistir yasabéistodosqué, la de la endogamia, la de no saber reaccionar a los cambios a tu alrededor.

Sumamos todas estas crisis, y las que queráis ir añadiendo, y todavía hay quien se pregunta por qué transmitimos imagen de debilidad al exterior.

Conozco a alguno que otro que está pensando en teclear ya que todo parte de una única crisis, una crisis de valores. Va a ser eso. Que en realidad si hay una única crisis

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario