Los buenos malos

JR EwingJR ha muerto. Y Dallas no es lo mismo sin él. Lo saben los guionistas, desesperados, que acaban de darse cuenta de la realidad: ellos no pintaban nada en la serie, las cosas no pasaban porque ellos las escribieran, sino porque ÉL las daba vida. Y por eso, la serie, sin él, vive de su impulso.

JR molaba. Tiene sombrero, que siempre es un punto. Y un cinturón grande con sus siglas. Hace negocios en un superpalco del estadio de los Dallas Cowboys. Te dice a las claras que va a por ti. Se adapta del rancho a los rascacielos. Sabe de qué va el juego.  Y el muy cabrón se divierte con todo esto.

Sobre todo, JR no va de víctima. No te dice “ves lo que me obligas a hacer”, no retrata complots imposibles, no ve conspiraciones. Seamos serios: ¿quién va a ser capaz de conspirar contra JR?

JR ha muerto. Y antes que él, Ángela Channing. Ya sólo queda Alexis, pero es una parodia ochentera de laca y hombreras, y además no me sirve para lo que quiero contar. ¿Veis? Así actúa JR: si algo estorba lo elimina. Es muy práctico. En Texas son alemanes.

JR y Ángela han muerto. Desde el cielo de los malos (sí, los buenos malos van al cielo) se dan de cabezazos a la pared al ver cómo sus herederos son incapaces de poner en marcha un miserable chantaje. “Este Luis promete”, musita Jhon Ross I. “Sí, pero es que alrededor no hay nivel. Y ha tardado demasiado en sacar la bestia”, replica, displicente, Angie, que le encargaba las grabaciones a un detective y no se manchaba las manos con el móvil.

Sin JR y Ángela nos queda un deprimente panorama de villanos sin el más mínimo nivel. Un mundo de Poceros, ¿te lo puedes creer?, de franciscospernías, de seudolíderes empresariales y financieros. Un traje repetido por todos, un exceso de gomina. Demasiada atención al bigote, al color de la corbata o a si una mata de pelo se rebela. A detalles superfluos. Ninguno se atrevería con un cinturón con sus siglas en grandes.  Prefieren bordar sus iniciales en una camisa rosa. Y desabrocharse un botón, si acaso. Ni siquiera tienen una saga familiar a la que enfrentarse. Y, eso está claro, no son queridos (ni mucho menos temidos) en su ciudad.

No son malos de los buenos. No son villanos de los de verdad. El malo de los buenos aprendió de Mae West y se sabe poderoso. No acusa a las víctimas de ir contra él. No carga contra los afectados por las preferentes. No se queja de las peñas del Racing. No tiene que encargar auditorías. No le pillas en un renuncio. Sabe fichar al personal. Ni nombre que suena inglés ni nombre que suena francés, que te salen o demasiado obediente, o insoportablemente honrado. En cualquier caso, te salen rana.

El malo bueno, el buen malo, se da al lujo, sí, pero cuando sabe que se lo ha ganado. Y no a la primera de cambio. Porque el lujo no es un fin. Desear el lujo es muy clase media. Es como de pobres. Un malo de verdad quiere poder, y estos malos, siento ser yo quien lo diga, poder-poder no gastan mucho.

A un malo de verdad se le teme. Cuando se dice su nombre en alto, muere gente. No se arredra ante una plataforma. No les insulta. No les denuncia. No pierde las elecciones de su federación. ¿Una plataforma de afectados contra JR? Seamos serios.

Dice un amigo que dice Pinilla que hoy es más difícil saber quiénes son los malos contra los que tenemos que luchar. Mientras os obsesionabais por disculpar a los malos de tu partido y señalar a los del de enfrente, han proliferado por todas partes malillos varios que de jóvenes no vieron ni Dallas ni Falcon Crest porque nadie se ocupó de inculcarles valores de malo. La terrible consecuencia es que no saben cómo funciona el negocio. Degradan la profesión de malo porque sólo piensan en una cosa.

Estos malos de ahora no aguantan un asalto. No tienen nivel para nosotros. Por eso durarán un suspiro. Tenemos, podemos, seguir identificando a estos malos y librarnos de ellos. Pero un villano de verdad nunca se marcha. Todos lo sabemos: JR volverá a presidir Ewing Oil, Ángela Channing regresará. Y Falcon Crest volverá a ser suyo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s