Cinco años, seis meses, cuatro días

El Cabildo es como un pueblo. Y todos los pueblos tienen su historia. Su origen, sus mitos, sus héroes, sus mártires. Y sus villanos.

Los vecinos del Cabildo lo tienen claro. Detrás del derrumbe mortal (tres víctimas, hay que ponerlo siempre) de hace cinco años, cuyo juicio comienza hoy,  se encuentra una operación especulativa.

Así lo hicieron constar en su escrito de acusación en el juicio, tal y como contamos en su día en Buenos Días Cantabria.

En las esquinas y en los bares, mientras se ve la novela, se susurran, entre yonkies y putas, nombres de empresas. Pero más allá de asistencia a reuniones, más allá de curiosas coincidencias, no hay nada que puedan decir, nada que puedan confirmar, ningún nombre que puedan concretar.

Así que no habrá mucha Justicia. Habrá, seguramente, una condena, puede que simbólica, al ingeniero y al constructor de las obras en el número 12, las que causaron el derrumbe en el número 14.

Los trabajos que se hicieron tenían licencia de obra menor, pero se convirtieron en una remodelación completa, que necesita una licencia diferente, que no se pidió. Nadie lo encargó, a nadie le tocaba, es lo que dicen todos. Todos juegan al regate. Algunos se opusieron.  Una de las lecciones del Cabildo: lo que haces, esté bien o mal, afecta a quien tienes cerca.

Es una de las pocas cosas que se puede dirimir en el juicio: quien tomó la decisión de hacer las cosas mal. La otra gran pregunta, la que sólo se puede hacer en un escrito sin respuesta, a quién benefició todo, qué se iba a hacer con un edificio que iba a quedar ‘flaman’ quedará sin contestar. No interesa.

Al Cabildo también le ha pillado la crisis. Y por eso, la operación especulativa ha dejado de ser tan rentable. Dicho de otro modo, serán menos los que pillen. Y no tanto como esperaban. Pero alguno habrá, descuiden.

Otra derivada de la crisis: a la tardanza en las gestiones para las figuras urbanísticas (el ARU) se le ha sumado la escasez de dinero en las Administraciones (sí, ya lo sé, para lo que se quiere).

Y por eso, por la crisis, a muchos vecinos les ha pillado el paro. Eso quiere decir pocos recursos para adelantar el dinero de unas obras que no llegan para frenar un deterioro que no entiende de trámites, ni de bancos que ya no dan préstamos. Rehabilitar un barrio es más que cambiar aceras. Otra de las lecciones del Cabildo: lo que tardes en decidir, llegará tarde y mal.

La cosa va de confianza. Poco confían ya muchos vecinos en el Ayuntamiento, que dijo que se iba a personar y no lo ha hecho. Sí al principio, en la primera fase, la de los titulares. Pero no ahora. Y les vino bien: consigues documentación y evitas que te denuncien a ti.

Los vecinos del Cabildo están cansados. Porque este derrumbe y los que vinieron después no los causó el viento sur.

Como tantas veces, se había advertido. Años antes, la asociación de vecinos se mostró muy activa en sus avisos. Una de sus presidentas (el Cabildo es de presidentAs) ‘parió’ la gráfica frase: “un día les van a llegar las piedras al Ayuntamiento”. Así fue. En el Cabildo se ha avisado mucho. Lo digo por si quieren sumar otra lección.

En el camino, — cinco años de larga instrucción, porque realmente es una instrucción compleja–, se han perdido muchas cosas. Por supuesto las vidas. Por supuesto las casas. Pero también alguna relación entre vecinos. O la confianza en instituciones que han preferido cargar contra las víctimas en lugar de tratar de entenderlas.

Se generó desconfianza entre bloques: en tiempo de crisis y de intereses, lo más fácil es dejar que se peleen entre ellos. Así se entretienen.

El resultado, vecinos cansados que ya sólo quieren acabar con esto. Cuando buscas héroes, a veces se te olviden las personas. Nadie cuenta nunca que Aquiles pagara facturas o fuera al psicólogo. Pues ahí está el talón de muchos.

Hay quien recuerda que hace siglos hubo una lucha soterrada entre el Cabildo de Arriba y el Cabildo de Abajo. Parece que queda claro quién va perdiendo. Santander. En esta ciudad, el humo también lo causan los escombros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s