La etiquetadora

Hay un capítulo de los Simpson en el que…. (SIEMPRE hay un capítulo de los Simpson para ilustrar algo).

Decía que hay un capítulo de Los Simpson en el que Bart encuentra en una tienda de regalos una máquina electrónica para poner etiquetas en los objetos y hacer listas de boda de forma más fácil y rápida.

De eso se trata, de hacerlo todo más fácil para no dedicar tanto tiempo a pensar. Henry Ford estaría orgulloso.

Quien vive en un mundo cerrado, perfecto e ideal lo tiene todo muy claro.  Cuando tragas con la pastilla azul o la roja,  emprendes un rápido viaje a un extraño planeta en el que de golpe eres antitaurino, antinuclear, propalestino, superfeminista, pronacionalismos, proimpuestos, propúblico, federalista, republicano…y del Barça….; o por el contrario, eres taurino, nuclear, machista, racista y homófobo, antiimpuestos, privatizador, proisraelí, centralista, monárquico,… y del Real Madrid….

Al que ha comprado todo el pack le regalan, de oferta, como a Bart, una etiquetadora. Y disparan con ella como Bart, con suma ligereza, a la primera. Oye, que crees que los impuestos son una herramienta, bolivariano. Que matizas que tampoco hay que subirlos todos,  insolidario. Que te gusta la energía eólica pero no como se tramitó, reaccionario. Que te gusta la idea del Centro Botín, entregado a la banca. Que la exclusión sanitaria te parece una vergüenza, demagogo. Que no llevas rastas, pijo. Que vas descamisao, perroflauta.

Hay temporadas en los que los guardianes de las esencias dan un giro de timón al argumentario. Da igual. La etiquetadora sigue funcionando. Viene con actualizaciones. La etiquetadora es una forma de ver el mundo. Una vez adoptada, vale para siempre.

Si habéis leído Rebelión en la granja, lo entenderéis. Y si no, pues para eso están los medios:

Si hablas de Cantur, facha. Si lamentas el cierre de la Casa de la Solidaridad, perroflauta. Si cuestionas  la banca y los desahucios, antisistema. Si mencionas Valdecilla, alarmista. Si adviertes del cambio de modelo en la industria, pues según con quien topes, o eres un defensor de los trabajadores o un entregado a las multinacionales. Es complicado.

¿Problemas de PYMES y autónomos? Explotador.  ¿Dudas sobre excesos de regulación? Alguien, despectivamente, crea el hastag neocón. ¿Has decidido dar voz a alguien? Automáticamente le estás apoyando por intereses particulares. Si hablas de frailes, eres tú el que está anclado en el pasado.

Afortunadamente, cuando sales de ese planeta te encuentras con gente que se desmarca de su estereotipo y se arranca la etiqueta que le han puesto. En ese vacío surgen militares que se reservan el derecho a ir por libre, gente que se afilia por “fastidiar”, empresarios que no son lobbistas,  señores mayores con espíritu muy ‘indignado’, gente con carné pero sin tragaderas, incluso personas con dudas…

Seguramente acaben yendo a menos bodas y puede que compren peores regalos, más baratos, aunque más auténticos. Y no vivirán en ese planeta perfecto. El suyo será un mundo más  duro, más difícil. Es decir, un mundo más real. El tuyo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La etiquetadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s