Las protestas de la fantasía

Dice el lobo que persigue a Atreyu en ‘La historia Interminable’ que la nada, es decir, la destrucción de la imaginación, le conviene al poder. Viene a decir ese aterrador personaje que las personas sin fantasía, sin sueños, son más fáciles de dominar.

Llega un momento en la película ‘Dentro del laberinto’ en que la protagonista asume que ya es mayor y que debe dejar atrás la infancia. Pero a continuación les dice a los monstruos diseñados por Jim Henson que habrá momentos en su vida adulta en que les necesitará y les volverá a llamar.

Porque la imaginación, la creatividad y la fantasía no deberían ser cosa de niños. Porque los adultos deberían (deberíamos) utilizarla a diario. Por eso, porque si no se tiene, se es más dócil, se es más débil.

Como si hubieran visto las dos películas (que tontería, son generacionales, claro que las han visto) y como si hubieran asimilado lo que les decía de niños aquella bola de cristal, los activistas sociales de estos días lo tienen claro: la imaginación al poder.

Las protestas no es que crezcan –que menos!– es qué son cada vez más originales. Los escraches de los desahuciados son un buen ejemplo.

Escraches a los que se suman los afectados por las preferentes de Liberbank,  campeones en originalidad, a los que hemos visto ya sortear cruceros, correr maratones, cortarse el pelo, componer canciones y tumbarse en hamacas.

El sector financiero es complejo, y se responde a la ingeniería financiera con la protesta creativa. Atentos el 9 de mayo al Toque a Bankia y al cansinismo. Van a protestar, sí. Pero se van a divertir.

Rodea el Congreso, el 25 de abril, mismo día de los encierros en centros educativos, es un buen ejemplo de las nuevas formas de protestas. Las manifestaciones y recogidas de firmas ya no valen, y empiezo a comprobar que ya no hace falta mi viejo sueño de periodista aburrido de montar una asesoría de manifestantes.

A veces la Fantasía es la mejor forma de entender la realidad. Lo captó muy bien Michael Ende,  que escribió el mejor documental que he leído nunca. ‘Momo’, con sus hombres grises,  esos especuladores del tiempo, esos precursores de los hombres de negro que, lo habéis adivinado, se mueven mejor en un mundo sin tiempo libre y sin imaginación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las protestas de la fantasía

  1. Gracias Oscar, nos ha emocionado tu visión de la acción de Toque a Bankia. Creemos que la fantasía de la acción no parte de las primera que nos enamoramos de esta idea, sino de la increíble fantasía que demuestren la gente que andan tramando la gente en los foros de toqueabankia.net. Esperamos verte en tu sucursal más cercana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s