Cita en Samarra

Cuenta una vieja leyenda que hace tiempo en lo que hoy llamamos Irak el criado de un señor vio de lejos en un mercado a la muerte, buscándole. Se fue corriendo a su casa y le pidió permiso a su amo para marcharse lejos, a Samarra.

Así lo hizo, y a la noche llegó la muerte a la casa y preguntó por el criado. Está enfermo, le dijo el amo, y la muerte se extrañó. “Qué raro, si justo hoy teníamos una cita en Samarra”.

Porque al final, las cosas que tienen que pasar, te persiguen. En el Cabildo de Arriba, por mucho escombro que se quiera echar por encima, nadie va a ser incapaz de que los vecinos no pronuncien la palabra especulación.

Como el sector bancario y las antiguas cajas, que tarde o temprano tendrán que asumir responsabilidades, por muchos cables que se les vayan echando desde las instituciones.

O al expresidente del Racing, al que su gestión, y sobre todo sus gastos, le persiguen años después, cuando él mismo ya los creía olvidados, justo cuando han empezado las consecuencias.

Como tantas cosas que todos sabemos que tenemos que hacer algún día, tarde o temprano, y que vamos posponiendo ingenuamente, conscientes en el fondo, de nuestro error.

Porque al final, aquello de lo que huyes siempre vuelve y tarde o temprano te lo encontrarás de frente. Porque al final, nunca puedes evitar tu cita en Samarra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s