El otro barrio

Barrio Sésamo no existe. El lugar confortable donde te reciben con una sonrisa y se aprende con música desapareció ya. Sus vecinos se mudaron hace años a la Avenida Q, un sitio donde no se pinta sin parar y las canciones se han vuelto más cínicas, porque hablan del paro, del racista que llevas dentro y del porno que ves en Internet.

Barrio Sésamo no existe. Puede que no lo haga más. Casi mejor, porque no sería lo mismo. Hacer regresar a los Goonies no ha sido buena idea. Y todos sus seguidores aprendieron de Scooby Doo, hace ya tiempo, que todo era culpa de un promotor inmobiliario. Esa verdad ya no nos sorprende como antes. Incluso nos cansa.

Barrio Sésamo se ha mudado. Ahora vivimos en la Avenida Q, sólo una letra más del alfabeto, que ni siquiera suena a cuento o a magia. Un lugar en el que como aprendes es a palos y en el que tienes la maleta siempre hecha. Porque esperas que sea de paso, con parejas de paso, amigos de paso y precariedades de paso, con la esperanza de que todo esto quede como un mal recuerdo.

Un espacio en el que en vez de hasta doce cuentas, con los dedos cruzados, hasta treinta (treinta y uno, veintiocho, los meses buenos).Y en el que siempre corres el riesgo de acabar comprando un mueble swang de Ikea porque al final puede que te establezcas.

Y tampoco está tan mal, si te quedas con lo bueno, y si obvias, por un minuto, que un par de manzanas para allá, hay gente peleando por las últimas zapatillas radio-teléfono, por una noche más en el Casino, rociándote con champán, pendiente siempre de una gráfica, de la última raya.

Tal vez, piensas mientras fumas un cigarro y miras por el balcón, ahora con esto de los recortes esos brokers que hincharon la burbuja sí que se irán, de una vez por todas, al otro barrio. Y te das cuentas de que en el fondo, sigues viviendo en Barrio Sésamo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Historias de la burbuja. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El otro barrio

  1. AJCF dijo:

    Lástima de aquellos incapaces de regresar a ese barrio sésamo inmortal. Lástima de quienes solo se sienten parte de la realidad y han olvidado la ficción. Quizá llegue el día en el que esa moral infantil, viva en la memoria de muchos, inspire cambios que alcancen a formar parte de la vida. Entonces será tarde para los pragmáticos, porque su mundo será solo un cuento pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s